viernes, 12 de abril de 2013

El porque dejamos de ser detallistas en una relación



Hace varios años yendo con una muy buena terapeuta y que termino siendo muy buena amiga, me enseño el porque dejamos de ser detallistas en una relación, o el porque siempre hay uno en una relación que da más.

La manera en como lo ejemplifico fue la siguiente:

Cuando uno encuentra algo que le gusta mucho, por ejemplo una chamarra. Entonces a partir de ese día hacemos todo lo posible por ahorrar para poder comprar esa chamarra (si somos estudiantes conseguimos trabajos para ayudarnos a llegar a ese ahorro), o si ya manejamos tarjeta de crédito pues nos endeudamos a meses para obtenerla.

Una vez que la tenemos tratamos de en toda ocación posible de usar, presumirla, y la traemos de arriba para abajo. Pero pasando cierto tiempo, pasando la emoción de tenerla encontramos otra en algún aparador que nos gusta, y vuelve a sucedes el mismo ciclo. Y compramos la nueva chamarra favorita. ¿Y que pasa entonces con la antigua chamarra favorita? Termina botada en el fondo del closet, y ahora la que presumimos y no paramos de presumir es la nueva chamarra favorita.

Lo mismo pasa con nuestras relaciones, en el momento en que nos sentimos tan seguros de nuestra pareja, de que ya no se irá, dejamos de hacer cosas para seguir conquistando a la pareja. Entonces cuando uno trata de conquistar a una persona se vuelve detallista, da regalos (no por el costo, sino por el hacer saber a la persona que nos importa), somos tolerantes, escuchamos, mostramos empatía e interés por sus problemas o intereses.

Cuando ya sentimos la pertenencia de la persona dejamos de hacerlo, ahí se los dejo para que nos cuestionemos si nos comportamos como el caso de las chamarras.